Inicio arrow Publicaciones arrow Diario Digital arrow El CIE considera que la salud es un Derecho Humano
Jueves, 19 de Julio de 2018
El CIE considera que la salud es un Derecho Humano
El CIE considera que la salud es un derecho humano y está a la vanguardia en la defensa del acceso a la salud, dado el papel clave que desempeñan las enfermeras en su consecución. “En todo el mundo, hay personas y comunidades que sufren enfermedades por carecer de atención sanitaria accesible y asequible. Sin embargo, hemos de recordar que el derecho a la salud también se aplica a las enfermeras”, ha declarado la presidenta del Consejo Internacional de Enfermeras, Annette Kennedy, en el mensaje de introducción de la carpeta.
“Sabemos que una mejor calidad y seguridad para los pacientes depende de los entornos de trabajo positivos para el personal, lo cual implica el derecho a un entorno de trabajo seguro, remuneración adecuada y acceso a recursos y educación, sin olvidar el derecho a ser escuchados y a tener voz en la toma de decisiones y en la implementación de las políticas desarrolladas”, continuaba el mensaje.
Kennedy ha asegurado además que “en calidad de la voz global de la enfermería, el CIE seguirá hablando alto y claro” y que la carpeta de este año pone de manifiesto “cómo las inversiones en enfermería producen crecimiento económico y sobre cómo la mejora de las condiciones de vida de las personas promueve la existencia de sociedades cohesionadas y economías productivas”. La presidenta del CIE ha pedido unidad para demostrar cómo las enfermeras están mejorando la atención sanitaria y los sistemas de salud. “Juntemos nuestras voces para ser una voz para liderar, sosteniendo un planteamiento de cuidados centrados en las personas y los sistemas sanitarios a la par que garantizando que nuestras voces se escuchen con el fin de influenciar las políticas de salud y su correspondiente planificación y realización”.

La salud es un derecho humano
El derecho a la salud es, por tanto, uno de los grandes temas que ha abordado el CIE en la carpeta de este año. El papel de la enfermería en el abordaje de desigualdades, prácticas discriminatorias y relaciones de poder injustas en relación con los determinantes sociales de la salud fue el enfoque del DIE 2017. En esta ocasión, el DIE se basa en los mensajes de 2017 explorando ahora cuestiones como el acceso a la atención de salud y la repercusión de los problemas de acceso en los resultados de salud.

El Consejo Internacional de Enfermeras solicita mayores inversiones en la profesión de enfermería como gran factor impulsor para la consecución de cuidados accesibles y de alta calidad para todos, independientemente del entorno o la localización. “Cuando se implementa adecuadamente, la cobertura sanitaria universal (CSU) garantiza que todos los ciudadanos tienen acceso a cuidados independientemente de su capacidad de pago”, aseguran. La CSU se ha implementado con éxito en alguna medida en 60 de los 195 países del mundo, pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Banco Mundial estiman que 400 millones de personas carecen de acceso a servicios esenciales de salud y el 40% de la población mundial vive sin cobertura sanitaria. 

“Las enfermeras se encuentran en una posición única para llegar a todos los niveles de la sociedad y la naturaleza holística de la profesión les ofrece una perspectiva de las necesidades de salud que ningún otro profesional sanitario puede proporcionar. Asimismo, a menudo son los únicos cuidadores profesionales en regiones alejadas y forman una cuerda de salvamento con otros trabajadores e instalaciones de salud. Además del abanico de especialidades que practican, son fundamentales para mejorar el acceso a servicios de salud de calidad”, reivindican desde el CIE. “No hay ninguna otra profesión que se dedique a cubrir las necesidades fundamentales de las personas en sus momentos más vulnerables como la enfermería,” considera Thomas Kearns, director general en funciones del CIE. “Las enfermeras tienen una visión única e íntima de la vida de las personas, más que cualquier otro profesional sanitario o especialidad de la salud. Y los cuidados centrados en el paciente están plasmados en los derechos humanos.” Para el CIE la solución pasa por aumentar las plantillas de enfermería. “Invertir en la enfermería es invertir en la CSU, lo cual tiene un profundo efecto en la salud y el bienestar globales. El acceso a la CSU empodera a las personas porque así gozan de mejor salud y no se ven forzadas a caer a la pobreza para cubrir los costes sanitarios, son más productivas y contribuyen activamente a la familia, la comunidad y la sociedad. Significa que los niños tienen más posibilidades de recibir formación y protege a las personas vulnerables de avanzar más hacia la pobreza extrema. Existe una estrecha relación entre la inversión en salud y el desarrollo económico. Los ciudadanos saludables pueden obtener la formación y las habilidades que necesitan para prosperar en una economía global”, demandan desde el Consejo Internacional de Enfermeras.
La visión única e íntima de la enfermera
Otro de los aspectos que pone de relieve la carpeta del CIE de este año es el punto de vista de la enfermera. “No hay ninguna otra profesión que atienda las necesidades de las personas en sus épocas más vulnerables que la enfermería. La relación entre el paciente y la enfermera ofrece una visión única e íntima de la vida de una persona”.

En el documento se reflejan numerosas historias relatadas por enfermeras que ilustran esta capacidad: “Con un diagnóstico de cáncer de mama reciente, la verdadera tragedia de Amelia había sido perder a su marido solo dos meses antes, el cual, cuando solo le quedaba un año para jubilarse, se había negado a ir al hospital para consultar por qué le dolía el pecho. Dijo que no era más que una indigestión y se volvió a la cama para no despertarse nunca más. El dolor de Amelia se debe más a la pérdida de su marido que a su cáncer”, en la primera de muchas historias que reflejan la valoración o el punto de vista de la enfermera. El CIE señala en la recopilación de este año que “más que cualquier otra especialidad de la salud, las enfermeras son las que más tiempo pasan con los pacientes y sus familias, de manera que conocen de primera mano las historias que influyen en su salud y en su bienestar. Todo el mundo tiene una historia y cada historia alberga el potencial de mejorar el sistema de salud y que las personas y las comunidades disfruten del máximo estándar de salud alcanzable”. “Son estas perspectivas las que tienen el poder del cambio. Los políticos están lejos de los requisitos de un sistema de salud eficaz y centrado en las personas puesto que para ellos es algo secundario. Para las enfermeras, en cambio, es su vida cotidiana. El derecho al máximo estándar de salud alcanzable requiere la perspectiva de la enfermería para cuestionar el funcionamiento del sistema y ver cómo mejorarlo”, continúa el texto.

La última palabra
Una de las conclusiones principales que extrae el Consejo Internacional de Enfermeras que estas profesionales “son esenciales para transformar la atención sanitaria y los sistemas de salud de manera que ninguna persona se quede atrás”. El CIE considera que “pueden ser una voz para liderar mejorando el acceso a los cuidados; posibilitando un planteamiento a la salud centrado en las personas; y garantizando que su voz se escucha para influenciar las políticas de salud, así como su planificación y realización”. Este organismo considera que en 2018 es el momento de permanecer unidos y hablar con una sola voz. “Hemos de hablar más alto. Tenemos que hablar más claro. Con los recursos que tenemos a disposición en la actualidad, ya no es aceptable negar el derecho a la salud a ningún ser humano. Convierta 2018 en su año para ser una voz para liderar a favor de la salud como derecho humano”, animan desde el CIE.